Entrada principal

En primer plano, la baranda de la gran escalera que baja a la recepción, bajo un cuadro de Amsterdam en el siglo 17 y a ambos lados, el paso al gran salón.  Otra escalera, que aquí no se ve, baja hacia el pasillo que lleva a los camarotes de los pasajeros.
En primer plano, la baranda de la gran escalera que baja a la recepción, bajo un cuadro de Amsterdam en el siglo 17 y a ambos lados, el paso al gran salón. Otra escalera, que aquí no se ve, baja hacia el pasillo que lleva a los camarotes de los pasajeros.

El Gran Salón de noche

El gran salón, después de la cena, algunos charlando, otros leyendo, tomando una copa servida en el bien provisto bar que se ve al centro
El gran salón, después de la cena, algunos charlando, otros leyendo, tomando una copa servida en el bien provisto bar que se ve al centro

Gran Salón de día

Se puede ver la luz del sol entrando por los ojos de buey.   Las mesas ya preparadas para el almuerzo, con las cajas con los condimentos, pues nada puede dejarse suelto en las mesas, so pena de que termine en el piso.  Todas las mesas están atornilladas al piso y las sillas están también atadas con una cadena con resorte.  Todas las mesas tienen un reborde, para que los objetos hagan tope en él y no caigan.  Se pueden ver claramente las cuerdas que cuelgan del techo para tener de dónde agarrarse cuando el barco se mueve.   

La fotos es una panorámica, así que hay que desplazarse horizontalmente para ver el resto.     En el extremo derecho se ve la escalera que sube directamente a cubierta desde el Gran Salón, pero que sólo se usa en puerto porque sino puede entrar una ola.
Se puede ver la luz del sol entrando por los ojos de buey. Las mesas ya preparadas para el almuerzo, con las cajas con los condimentos, pues nada puede dejarse suelto en las mesas, so pena de que termine en el piso. Todas las mesas están atornilladas al piso y las sillas están también atadas con una cadena con resorte. Todas las mesas tienen un reborde, para que los objetos hagan tope en él y no caigan. Se pueden ver claramente las cuerdas que cuelgan del techo para tener de dónde agarrarse cuando el barco se mueve. La fotos es una panorámica, así que hay que desplazarse horizontalmente para ver el resto. En el extremo derecho se ve la escalera que sube directamente a cubierta desde el Gran Salón, pero que sólo se usa en puerto porque sino puede entrar una ola.

Puente de navegación

Parte del puente de navegación, en primer plano la mesa de mapas con el diario de navegación y una carta náutica debajo en la que se aprecia un trazo que representa nuestro rumbo.   El panel sobre la carta contiene varios indicadores, del GPS, del pilóto automático y un multifunción donde se podía mostrar el rumbo de girocompás (dirección), corredera (velocidad respecto del agua), dirección o velocidad del viento y alguna que otra cosa.  

El escritorio de la derecha contiene los equipos de comunicaciones.  Recibíamos permanentemente partes meteorológicos, alertas y avisos a los navegantes, etc.  Entre las ventanas, varios relojes indicando hora local, GMT, ángulo de la pala del timón y otros.   

Arriba a la izquierda, la base del periscopio que permitía ver la brújula que estaba arriba en el techo, lo más alejado que se podía del barco, que es de acero.
Parte del puente de navegación, en primer plano la mesa de mapas con el diario de navegación y una carta náutica debajo en la que se aprecia un trazo que representa nuestro rumbo. El panel sobre la carta contiene varios indicadores, del GPS, del pilóto automático y un multifunción donde se podía mostrar el rumbo de girocompás (dirección), corredera (velocidad respecto del agua), dirección o velocidad del viento y alguna que otra cosa. El escritorio de la derecha contiene los equipos de comunicaciones. Recibíamos permanentemente partes meteorológicos, alertas y avisos a los navegantes, etc. Entre las ventanas, varios relojes indicando hora local, GMT, ángulo de la pala del timón y otros. Arriba a la izquierda, la base del periscopio que permitía ver la brújula que estaba arriba en el techo, lo más alejado que se podía del barco, que es de acero.

Puente y radar

El lado izquierdo del puente, conteniendo, al centro, la pantalla del radar, a su derecha, un monitor de una PC que disponía de varios programas de ayuda a la navegación (el teclado y el mouse le pertenecen, aunque estén bajo el radar). A la izquierda del radar, arriba, la radio VHF para comunicación por voz y debajo un panel para hacer sonar las distintas alarmas.   

Abajo a la izquierda, bajo el panel de acrílico trasparente, están los controles de los motores.   Todos los lugares cuentan con abundancia de pasamanos, como se puede ver en esta foto, para no caerse.

Por detrás del escritorio asoma la bitácora en bronce.   Es puro adorno, hay otra del otro lado pero no contienen nada, de hecho, ni siquiera se puede uno acercar a ellas, con los escritorios de por medio.
El lado izquierdo del puente, conteniendo, al centro, la pantalla del radar, a su derecha, un monitor de una PC que disponía de varios programas de ayuda a la navegación (el teclado y el mouse le pertenecen, aunque estén bajo el radar). A la izquierda del radar, arriba, la radio VHF para comunicación por voz y debajo un panel para hacer sonar las distintas alarmas. Abajo a la izquierda, bajo el panel de acrílico trasparente, están los controles de los motores. Todos los lugares cuentan con abundancia de pasamanos, como se puede ver en esta foto, para no caerse. Por detrás del escritorio asoma la bitácora en bronce. Es puro adorno, hay otra del otro lado pero no contienen nada, de hecho, ni siquiera se puede uno acercar a ellas, con los escritorios de por medio.

Ojos de buey sobre el agua

Los ojos de buey de mi camarote que, por lo estrecho, no conseguí un buen ángulo para fotografiarlo pero juro que era comodísimo.  En esta foto se ve el cielo deslumbrante.
Los ojos de buey de mi camarote que, por lo estrecho, no conseguí un buen ángulo para fotografiarlo pero juro que era comodísimo. En esta foto se ve el cielo deslumbrante.

Ojos de buey bajo el agua

El color azul en los ojos de buey es el agua arremolinándose tras los vidrios.  Alguna gente gusta de oir el golpeteo de las gotas de lluvia contra la ventana.   Esto era un poco más fuerte que eso, algo así como un lavarropas en pleno funcionamiento.
El color azul en los ojos de buey es el agua arremolinándose tras los vidrios. Alguna gente gusta de oir el golpeteo de las gotas de lluvia contra la ventana. Esto era un poco más fuerte que eso, algo así como un lavarropas en pleno funcionamiento.