En un anterior artículo, Reinvindicando el Isetta, comentaba las ventajas que veía en el diseño del viejo Isetta, ese vehículo extraño cuya única puerta se abría hacia adelante.  Debiera haber acompañado ese artículo de algunas imágenes para clarificar las ventajas del vehículo de base triangular.

Aquí vemos un esquema del vehículo visto desde arriba, con sus tres ruedas.  La parte delantera del vehículo está hacia abajo, la rueda solitaria es la de atrás.

Vista esquemática en planta del vehículo.

Vista esquemática en planta del vehículo.

Cuando este vehículo gira, con solo orientar su rueda trasera puede pivotar sobre cualquiera de sus ruedas delanteras, ocupando muy poco espacio:

El Isetta girando sobre su rueda delantera derecha.

El Isetta girando sobre su rueda delantera derecha.

En celeste se puede ver el círculo que barrería en el caso de hacer un giro completo.  La rueda trasera habría de ponerse en la posición marcada en rojo, unos 60 grados respecto de su posición normal de avance y el vehículo pivotaría sobre la rueda delantera, en el centro del círculo.

Un vehículo cuadrado del mismo ancho y profundidad ocuparía algo más, como lo muestra esta imagen:

En azul, un vehículo de planta cuadrada y el espacio que ocupa al girar.

En azul, un vehículo de planta cuadrada y el espacio que ocupa al girar.

En este caso, el cuadrado azul representa al vehículo cuadrado, sobrepuesto sobre el vehículo triangular, en negro.  Las ruedas delanteras de ambos coinciden.  En verde, vemos el círculo que barre el vehículo cuadrado; en celeste, para comparar, lo que barre el vehículo triangular.  Para un vehículo verdaderamente cuadrado, el círculo verde sería un 41% mayor que el círculo celeste.  Además, para lograr ese giro, las ruedas, en magenta, deberían llegar a ángulos bastante extremos.   Como se puede ver, la rueda trasera derecha (arriba a la izquierda en la imagen) debe girar 90 grados, la otra, 45º.  En total, las ruedas magenta deberían tener un giro de 90º + 45º => 135 grados contra 60º + 60º => 120 grados de la rueda roja que, además, permanece siempre dentro de la carrocería.

Finalmente, comenté que  también al aparcar en batería ocuparían menos lugar.

Aparcando a 45º

Aparcando a 45º

Aquí, nuevamente, podemos ver que la línea verde que marca el extremo expuesto de los vehículos cuadrados, en trazo azul, va mucho más allá de la línea celeste para los vehículos triangulares coloreados en negro.    En realidad, los vehículos triangulares podrían estar aún más pegados entre sí que los cuadrados, pero no he querido darles tanta ventaja

Aparcar de frente a la acera es mucho más simple con un vehículo triangular:

Secuencia de un coche aparcando junto a otro.

Secuencia de un coche aparcando junto a otro.

En gris he dibujado varias sucesivas posiciones de un vehículo al aparcar contiguo a otro.  Como se ve, es muy fácil para el vehículo entrante contornear el lateral del ya aparcado, sin necesidad de hacer una maniobra brusca.  Previamente he dicho que la rueda trasera en el vehículo triangular necesitaría orientarse 60º a uno y otro lado para poder maniobrar en un lugar estrecho.  En realidad, tal capacidad de maniobra no es necesaria, en el caso que muestra la imagen, la rueda trasera ha girado apenas 25 grados.  No aburriré a nadie mostrando una imagen equivalente para un vehículo cuadrado pues todo conductor experimenta la dificultad de entrar en una plaza de parking, sería como meter el dedo en la llaga.

Parte de la razón para todo este ahorro de espacio es que para el mismo ancho y largo, el vehículo triangular ocupa menos superficie pues no abarca a las esquinas posteriores.  Sin embargo, este espacio perdido no tiene mayor utilidad para un vehículo urbano para una o dos personas que como equipaje probablemente nunca lleve más que un maletín y un bolso con ropa deportiva para ir al gimnasio al salir de la oficina.  Podría agregar un gráfico mostrando los dos tipos de vehículos pero esta vez con la misma superficie, en cuyo caso el vehículo triangular aún sigue manteniendo ventaja, aunque menor.  De todas maneras, el factor determinante es el ancho del asiento para sus pasajeros lo cual marca el ancho total del vehículo, y no la superficie que ocuparan.

El vehículo triangular no pierde capacidad de frenado pues la mayor parte del esfuerzo recae en las ruedas delanteras, que son las mismas para ambos.  Tampoco pierde estabilidad en las curvas donde el peso se carga mayormente en la rueda delantera del lado exterior que, nuevamente, están en la misma posición para uno y otro vehículo.