Mayo 2011


En la época de los zares es indudable que redistribuir la riqueza de las clases altas entre los pobres tenía sentido desde el punto de vista económico, sin contar siquiera con la reparación de un sistema social que mantenía en cruel servidumbre al grueso de la población. Seguir proclamando esta como solución a los problemas actuales ya no tiene sentido.

(más…)

Me vinieron a la memoria dos puentes interesantes, uno en Londres y otro en Buenos Aires.  Los dos son puentes levadizos para permitir el tráfico fluvial, uno el del Támesis, el otro el del Riachuelo y los dos tienen mecanismos interesantes.

(más…)

Los inconformistas son personas que se conforman a un estilo de vida minoritario.  El inconformista perfecto debería ser distinto de todos los demás, sin embargo, todos los inconformistas se parecen entre sí, lo cual parece indicar que se adecuan a un modelo al que se conforman. La ropa, los barrios donde viven, dónde se reúnen, lo que fuman, la música que escuchan, los medios que leen/oyen/ven, todos siguen la norma, todos se conforman a ella.

Lo escuché en el vestuario del natatorio municipal, una persona le decía a otra que dado que la carrera de Ciencias Políticas existe, ¿de dónde nos salen los políticos que tenemos?

El caso es que la mayoría de los políticos no estudian Ciencias Políticas.  En EE.UU. la gran mayoría son abogados mientras que en China, la profesión mejor representada en el gobierno es la ingeniería.  Por algo es que en EE.UU. las leyes permiten y hasta alientan los absurdos juicios multimillonarios que salen en las noticias mientras que en China se la pasan construyendo infraestructuras.  En otros países, los gobiernos ni construyen ni hacen caso de las leyes, aún de las que ellos mismos hacen.

Lo cierto es que un buen graduado de Ciencias Políticas probablemente no sería elegido y, si lo fuera, no sería por su profesión. Elegimos a nuestros gobernantes por aquello que nos venden.  Ser candidato es un trabajo de mercadeo y de ventas a los votantes y de competencia con los compañeros de partido.  Nada tiene que ver la política en todo esto. Las empresas lo tienen en claro, los de marketing promocionan los productos, los vendedores venden y son otros los que diseñan los productos y/o servicios o dirigen la empresa.

Eso quiere decir que esperar que un gobierno funcione es como querer que el vendedor que nos convenció de contratar el seguro médico sea el que nos opere de la vista.  Lo que no haríamos con nuestra salud es lo que hacemos con los gobiernos.  Será por eso que andamos como ciegos.

Nunca había visto la película Blade Runner, algo que a mi mismo me llama la atención. Realmente no tengo la menor idea cómo pude evitarla durante casi 30 años.  Ahora que la he visto, lamento no haberla visto cuando aún me la podría haber creído, ahora simplemente me resulta un muestrario de lo equivocados que podíamos estar en aquel entonces.

(más…)