Ya he comentado sobre ascensores espaciales y sobre globos aerostáticos separadamente, qué pasaría si los combinamos?

Un problema del ascensor espacial es que la parte más baja de su recorrido, cuando llega a la atmósfera, queda sometida a violentos fenómenos atmosféricos, o sea, tormentas. Por eso es deseable poder fijar el cable en una montaña, lo más alto posible. ¿Podríamos fijarlo en un globo flotando más alto aún que la más alta montaña?

Un globo aerostático de aire caliente del suficiente tamaño podría flotar sin consumir energía, a unos 20km sobre la tierra, calentado por el sol. Podría servir así de anclaje para el extremo inferior del cable. El globo a su vez estaría anclado a tierra mediante múltiples cables de forma tal que pudiera sobrellevar mejor las tormentas. Como el globo cargaría el peso de estos cables, ese extra no afecta al resto de la estructura, de tal forma que el cable ascendiendo a órbita no tiene por qué ser más grueso para soportar el peso de la sección inferior, más resistente.

El globo en esa posición nos brinda una cantidad de ventajas. Para empezar, el interés turístico, el restaurante más alto del mundo aún apenas dentro del mundo. No mucha gente emprendería el viaje hasta la órbita geosincrónica, por el costo y el par de días que se tarda en llegar, pero algo más de media hora en llegar hasta el globo, es algo que puede hacerse económicamente y en un tiempo razonable.

Una estación para salto en paracaídas, más alto que desde cualquier avión, un hotel con vistas de lujo, o simplemente el viaje de ida y vuelta en el mismo día al observatorio.

Disponiendo del globo donde hacer escala, los vehículos que recorren el segmento inferior serán totalmente diferentes de los que recorren el segmento superior. Los de abajo harán su recorrido en pocos minutos totalmente dentro de la atmósfera, aunque tenue. Los de arriba tardarán varios días y su recorrido será casi totalmente en el espacio. Teniendo que prever alojamiento y provisiones para el viaje, incluyendo aire para respirar, no puede llevar tanta gente pero tampoco tiene por qué ser aerodinámico.

Otro problema del ascensor espacial es cómo alimentar de energía a las cabinas. No es posible usar conductores para dar alimentación a los vehículos a lo largo de miles de kilómetros, un conductor normal perdería mucha energía por resistencia eléctrica, unos superconductor pesaría demasiado. Una alternativa es que el vehículo lleve su propia energía, donde la única alternativa que no pese demasiado es un generador nuclear y aún esto no es muy liviano y ciertamente que no será del agrado del público.

La mejor alternativa al momento es que la energía le sea transmitida ya sea a través de microondas o láser, desde tierra o desde el espacio y recibida por el vehículo en grandes antenas o paneles fotovoltáicos. Transmitir la energía desde tierra tiene el problema de que mucha energía se pierde en la atmósfera, transmitirla desde el espacio sirve para la mayor parte del recorrido pero no para la parte atmosférica por la misma razón, el grueso de la energía se consumiría en calentar el aire.

Teniendo una parada intermedia en el globo, se pueden usar dos mecanismos distintos de alimentación. Los vehículos en la parte superior podrían alimentarse con microondas o láser desde el espacio. Siendo que ya están por encima del grueso de la atmósfera, y lo poco que queda lo recorrerían en poco más de una hora, no hay mucha energía que se pierda calentando aire.

Los vehículos en el segmento inferior al ser un segmento de ‘sólo’ 20km, tienen más alternativas, incluso la normal en todo ascensor, colgar de un cable. Esta opción no es aceptable en la parte superior pues el cable sería demasiado pesado, de hecho, sería tan pesado como el cable principal y estaríamos duplicando el peso de toda la instalación, triplicándola si pusiéramos un cable de subida y otro de bajada. Además, dado que todo el sistema está en un delicado equilibrio respecto del punto en órbita geosincrónica, cualquier peso extra por debajo requiere un contrapeso similar del otro lado, o sea, ya vamos multiplicando por seis. En los 20km inferiores, el peso de este cable es reducido y, en todo caso, lo soporta el globo.

Finalmente, la combinación del globo y el ascensor espacial trae ventajas para el globo. El gran problema de semejante globo es cómo construirlo. Una estructura tan liviana y tan grande no puede construirse en tierra. El ascensor es la solución a esto pues su primera carga podrían ser los elementos conque construir el globo.

Llegará el día en que podamos subir a órbita como a cualquier otro edificio alto, en un ascensor, con cosas tan cotidianas en el trayecto como un restaurante sobre las nubes.